EVANGELISMO

 

NUESTRA LABOR Y RESPONSABILIDAD EN EUROPA

 

 

 

SOBRE LA OBRA EVANGELIZADORA EN EUROPA Y NUESTRA PARTICIPACION EN ELLA

 

 

"Hay muchos lugares donde la obra del Señor no está representada como debiera verse. Se necesita ayuda en Italia, en Francia, en Escocia y en muchos otros países. Una obra más amplia debiera hacerse en esos lugares. Se necesitan obreros. Hay talentos entre los hijos de Dios en Europa, y el Señor desea que esos talentos sean empleados para establecer, en toda Gran Bretaña y el continente, centros desde los cuales la luz de la verdad pueda resplandecer". – {Ev 300.4}

"Hay una obra que hacer en Escandinavia. Dios está tan deseoso de obrar por medio de los creyentes escandinavos como con los americanos". – {Ellen G White, Ev 300.5}

 

Llamamiento a establecer una obra amplia y sólida—

El tiempo ha llegado para realizar grandes cosas en Europa. Una obra grande, semejante a la que se ha hecho en los Estados Unidos, puede ser hecha en Europa. Estableced sanatorios y restaurantes higiénicos. Haced brillar la luz de la verdad presente por medio de la página impresa. Sea proseguida la traducción de nuestros libros. Me fue mostrado que en diferentes países de Europa se encenderán luces en muchas localidades. – {Ev 300.3}***

 

Una gran obra en Europa—

En Europa hay que llevar a cabo una gran obra. Todo el cielo está interesado no sólo en los países cercanos que necesitan nuestra ayuda, sino también en las naciones alejadas. Todos los habitantes del cielo están dedicados al servicio activo en su ministerio en favor del mundo caído. Manifiestan un interés profundo y fervoroso en la salvación de los hombres, los habitantes caídos de este mundo.—Manuscrito 65, 1900. – {Ev 299.4}*** Se ha encomendado una gran obra a los que presentan la verdad en Europa... Ahí están Francia y Alemania con sus grandes ciudades y su numerosa población. Ahí tenemos a Italia, España y Portugal después de tantos siglos de oscuridad... abiertos, a la Palabra de Dios—abiertos para recibir el postrer mensaje de amonestación al mundo. Ahí tenemos a Holanda, Austria, Rumania, Turquía, Grecia y Rusia, países habitados por millones y millones de personas cuyas almas son ante la vista de Dios tan preciosas como las nuestras, y quienes no han oído nada acerca de las verdades especiales para nuestro tiempo... – {Ev 300.1}

 

La reciente campaña realizada en la IASD de Göteborg fue un claro ejemplo de "evangelismo unido". El grupo hispano local de la iglesia y los hnos suecos se complemen- taron existósamente durante la semana. La asistencia media fue de 25 personas, todos nativos del país.

Extranjeros en tierra extraña—

En las plazoletas y callejuelas de las grandes ciudades, en los solitarios caminos de la campaña, hay familias e individuos—quizá extranjeros en tierra extraña—, que no pertenecen a ninguna iglesia, y que, en su soledad, llegan a sentir que Dios se ha olvidado de ellos. No saben lo que deben hacer para salvarse. Muchos están sumidos en el pecado. Muchos están angustiados. Están oprimidos por el sufrimiento, la necesidad, la incredulidad y el desaliento. Se hallan afligidos por enfermedades de toda clase, tanto del cuerpo como del alma. Anhelan hallar solaz para sus penas, y Satanás los tienta a buscarlo en la concupiscencia y placeres que conducen a la ruina y a la muerte. Les ofrece las manzanas de Sodoma, que se tornarán ceniza en sus labios. Están gastando su dinero en lo que no es pan, y su trabajo en lo que no satisface.—Palabras de Vida del Gran Maestro, 216, 217 (1900). – {Ev 414.2}

 

***Está bien que los que ocupan cargos de responsabilidad planeen ahora sabiamente la forma de proclamar el mensaje del tercer ángel a los cientos de miles de extranjeros que viven en los Estados Unidos [ Italia ]. Dios desea que sus siervos cumplan cabalmente su deber hacia los millones de personas que habitan en las ciudades y que no han sido amonestadas, y especialmente hacia los que han venido a estas ciudades de nuestro país procedentes de otras naciones. Muchos de estos extranjeros están aquí por la providencia de Dios, a fin de que tengan oportunidad de escuchar la verdad para este tiempo. – {Ev 415.1}

*** La causa de Dios en otros países recibiría mucho beneficio si nos esforzáramos fielmente en bien de los extranjeros que viven en las ciudades de nuestro país. Entre esos hombres y mujeres hay algunos que, después de aceptar la verdad, pronto podrían capacitarse para trabajar por su propio pueblo en este país y en otros países. Muchos podrían regresar a los lugares de donde vinieron con la esperanza de ganar a sus amigos para la verdad. Podrían buscar a sus parientes y amigos para compartir con ellos el mensaje del tercer ángel.—The Review and Herald, 29 de octubre de 1914. – {Ev 415.2}

 

***Un medio para extender la obra a otras naciones—

A Dios le agradaría que su pueblo hiciera más de lo que ha hecho en lo pasado en la presentación de la verdad para este tiempo a los extranjeros que viven en los Estados Unidos [ Italia ]... Como he testificado durante años, si captáramos con mayor rapidez las oportunidades que Dios nos provee, debiéramos ser capaces de ver en esa proliferación de oportunidades para alcanzar a muchos extranjeros en este país, un medio designado divinamente para extender rápidamente el mensaje del tercer ángel a todas las naciones de la tierra.

 

*** [ Dios en su providencia ha traído a hombres y mujeres a nuestras mismas puertas, y los ha arrojado, por así decirlo, en nuestros brazos, a fin de que aprendan la verdad y se califiquen para llevar a cabo una obra que nosotros no podríamos hacer para llevar la luz a los que hablan otros idiomas.] – {Ev 415.3} – Ev 413-415

 

1.- El amor divino ha sido conmovido hasta sus profundidades insondables por causa de los hombres, y los ángeles se maravillan al contemplar una gratitud meramente superficial en los que son objeto de un amor tan grande. Los ángeles se maravillan al ver el aprecio superficial que tienen los hombres por el amor de Dios. El cielo se indigna al ver la negligencia manifestada en cuanto a las almas de los hombres. ¿Queremos saber cómo lo considera Cristo? ¿Cuáles serían los sentimientos de un padre y una madre si supiesen que su hijo, perdido en el frío y la nieve, había sido pasado de lado y que le dejaron perecer aquellos que podrían haberle salvado? ¿No estarían terriblemente agraviados, indignadísimos? ¿No denunciarían a aquellos homicidas con una ira tan ardiente como sus lágrimas, tan intensa como su amor? Los sufrimientos de cada hombre son los sufrimientos del Hijo de Dios, y los que no extienden una mano auxiliadora a sus semejantes que perecen, provocan su justa ira. Esta es la ira del Cordero. A los que aseveran tener comunión con Cristo y sin embargo han sido indiferentes a las necesidades de sus semejantes, les declarará en el gran día del juicio: “No os conozco de dónde seáis; apartaos de mí todos los obreros de iniquidad.” [12]Lucas 13:27. – {DTG 765.3}

 

2.- El poder del amor estaba en todas las obras de curación de Cristo, y únicamente participando de este amor por la fe podemos ser instrumentos apropiados para su obra. Si dejamos de ponernos en relación divina con Cristo, la corriente de energía vivificante no puede fluir en ricos raudales de nosotros a la gente. Hubo lugares donde el Salvador mismo no pudo hacer muchos prodigios por causa de la incredulidad. Así también la incredulidad separa a la iglesia de su Auxiliador divino. Ella está aferrada sólo débilmente a las realidades eternas. Por su falta de fe, Dios queda chasqueado y despojado de su gloria. – {DTG 764.4}

 

Haciendo la obra de Cristo es como la iglesia tiene la promesa de su presencia. Id, doctrinad a todas las naciones, dijo; “y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” Una de las primeras condiciones para recibir su poder consiste en tomar su yugo. La misma vida de la iglesia depende de su fidelidad en cumplir el mandato del Señor. Descuidar esta obra es exponerse con seguridad a la debilidad y decadencia espirituales. Donde no hay labor activa por los demás, se desvanece el amor, y se empaña la fe. – {DTG 765.1}Cristo quiere que sus ministros sean educadores de la iglesia en la obra evangélica. Han de enseñar a la gente a buscar y salvar a los perdidos. Pero, ¿es ésta la obra que están haciendo? ¡Ay, cuán pocos se esfuerzan para avivar la chispa de vida en una iglesia que está por morir! ¡Cuántas iglesias son atendidas como corderos enfermos por aquellos que debieran estar buscando a las ovejas perdidas! Y mientras tanto millones y millones están pereciendo sin Cristo. – {DTG 765.2}

 

 

 

{Citas extraídas del libro el Deseado de todas las Gentes, Ellen G White, 1827 - 1915}

 

 

Párrafos de Inspiración.

Nuestra Consagración

"La guerra contra nosotros mismos es la batalla más grande que jamás se haya reñido. El rendirse a sí mismo, entregando todo a la voluntad de Dios, requiere una lucha; mas para que el alma sea renovada en santidad, debe someterse antes a Dios."

Ellen G White

Cáp 5, El Camino a Cristo

El gobierno de Dios no se funda en una sumisión ciega ni en una reglamentación irracional, como Satanás quiere hacerlo aparecer. Al contrario, apela al entendimiento y a la conciencia. “¡Venid, pues, y estemos a cuenta" (Isaías 1:18) es la invitación del Creador a los seres que formó. Dios no fuerza la voluntad de sus criaturas. No puede aceptar un homenaje que no le sea otorgado voluntaria e inteligentemente."

Utgivare: Scandinavian Adventist Lay Ministry® 2017

Registrerad hos Skatteverket All Rights Reserved E-post: admin@sadlaym.org